Sí, el estrés, la ansiedad y el nerviosismo repercuten directamente en la calidad de vida de las personas que los sufren, y también en su salud bucodental. Pero ¿eres consciente de que los dientes también duelen como consecuencia de ello?

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Rivas Vaciamadrid, te explicamos cuál es la relación entre estos problemas y la salud bucodental.

Causas principales de por qué te duelen los dientes si sufres estrés, nerviosismo o ansiedad

Bruxismo

El apretamiento y/o rechinamiento involuntario de los dientes, especialmente durante las horas del sueño, provoca progresivamente el desgaste de las piezas dentales. La pérdida de grosor del esmalte deja expuesta la dentina, el interior de los dientes, por lo que el paciente puede experimentar sensibilidad dental. Especialmente, durante el cepillado y después de consumir bebidas o alimentos fríos, calientes, dulces, ácidos y especiados. Para evitar el desgaste y relajar la mandíbula, es importante acudir al dentista para una evaluación. En muchos casos, podemos recomendar el uso de una férula de descarga nocturna.

Alteraciones relacionadas con la articulación temporomandibular (ATM)

Los problemas relacionados con la articulación temporomandibular (ATM) están estrechamente asociados al bruxismo. Como consecuencia del apretamiento de la mandíbula, el paciente puede experimentar dolor muscular y articular, pero también dolor de cabeza, de oído e incluso de cervicales.

Gingivitis y periodontitis

Los desequilibrios hormonales relacionados con el estrés, el nerviosismo y la ansiedad pueden afectar directamente a los microorganismos y bacterias de la boca. Con un aumento de su proliferación, las encías pueden enrojecerse, inflamarse e incluso mostrarse sangrantes durante el cepillado. En estos casos, es importante seguir cepillando los dientes y limpiando los espacios interdentales. Pero, además, es fundamental acudir a una revisión odontológica, en la que realizaremos los tratamientos periodontales necesarios para evitar el avance de la enfermedad.

Llagas, aftas y herpes labial

Estos desequilibrios, además, también aumentan el riesgo de sufrir llagas, aftas y herpes labiales, debido a una bajada de las defensas. Aunque son molestas, en la mayoría de los casos sanan por sí mismas.

 

Si te duelen los dientes por estrés, no dejes pasar el tiempo y consúltalo con tu dentista. En Clínicas Nobel, llevamos a cabo una evaluación exhaustiva de tu caso para detectar el origen del dolor y ponerle solución con un tratamiento personalizado.

Puedes ponerte en contacto con nosotros llamándonos a los teléfonos 919 20 55 82 (Rivas) / 913 01 22 06 (Rivas) / 916 15 77 60 (Fuenlabrada) o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.és