Ortodoncia Funcional

La ortodoncia funcional es una rama de la ortodoncia que se enfoca en la corrección de problemas esqueléticos y dentoalveolares mediante el uso de aparatos que aprovechan el crecimiento natural del paciente. 

La principal diferencia entre la ortodoncia funcional y la tradicional radica en su enfoque y objetivos. 

Mientras que la ortodoncia tradicional utiliza brackets y otros dispositivos para mover y alinear los dientes, la ortodoncia funcional emplea aparatos removibles o semi removibles que influyen en el crecimiento y desarrollo de los maxilares. 

La ortodoncia funcional es especialmente efectiva en niños y adolescentes, ya que aprovecha las fases de crecimiento para corregir desarmonías esqueléticas y mejorar la estructura facial y dental a largo plazo.

Beneficios de la Ortodoncia Funcional:

Beneficios de la Ortodoncia Funcional

 

La ortodoncia funcional ofrece una serie de beneficios significativos, especialmente cuando se implementa durante la niñez. A continuación, algunos de sus beneficios:

    • Corrige problemas esqueléticos y dentoalveolares: Esto incluye la alineación de los huesos maxilares y la mandíbula. Al abordar estos problemas desde una perspectiva esquelética, se pueden lograr resultados más estables y duraderos que con la ortodoncia tradicional.
    • Aprovecha el crecimiento natural: La ortodoncia funcional es particularmente efectiva en niños en crecimiento, ya que sus huesos aún están en desarrollo y pueden ser moldeados con mayor facilidad. Los aparatos funcionales trabajan con las fuerzas naturales del crecimiento para guiar el desarrollo de los maxilares y la mandíbula, corrigiendo problemas antes de que se conviertan en complicaciones más serias en la adultez.
  • Favorece la correcta mordida y masticación: Una correcta mordida es esencial para una buena masticación y, por ende, para una digestión adecuada y una salud oral óptima. La ortodoncia funcional ayuda a establecer una mordida equilibrada, lo que mejora la función masticatoria y previene problemas como el desgaste dental irregular, el dolor mandibular y otros trastornos temporomandibulares.
  • Puede mejorar la estética facial: Al corregir la posición y el crecimiento de los maxilares, se puede lograr un equilibrio facial más armonioso. Esto no solo mejora la apariencia del paciente, sino que también puede aumentar su autoestima y confianza.

Problemas que busca corregir la ortodoncia funcional:

Problemas que busca corregir la ortodoncia funcional

 

La ortodoncia funcional puede ser efectivamente efectiva si se aplica de forma temprana. Entre los problemas que puede ayudar a solucionar son:

  • Mandíbula pequeña: Una mandíbula pequeña puede llevar a problemas de mordida y alineación dental. La ortodoncia funcional puede ayudar a expandir y guiar el crecimiento de la mandíbula para lograr una relación adecuada con el maxilar superior.
  • Compresión maxilar (paladar estrecho): La compresión maxilar, o un paladar estrecho, puede causar apiñamiento dental y mordida cruzada. Los aparatos funcionales pueden expandir el paladar, proporcionando más espacio para los dientes y mejorando la alineación dental.
  • Apiñamiento dental: El apiñamiento dental ocurre cuando no hay suficiente espacio en la boca para que los dientes se alineen correctamente. La ortodoncia funcional puede crear espacio adicional al expandir los maxilares, permitiendo que los dientes se ubiquen en su posición correcta.
  • Mordida cruzada: Una mordida cruzada ocurre cuando los dientes superiores muerden por dentro de los dientes inferiores. La ortodoncia funcional puede corregir esta desalineación mediante la expansión de los maxilares y el ajuste de la posición dental.
  • Respiración oral: La respiración oral puede ser un signo de problemas esqueléticos y funcionales en la estructura facial. La ortodoncia funcional puede ayudar a corregir la respiración oral al mejorar la posición y función de los maxilares, promoviendo una respiración nasal adecuada.

Tratamiento de Ortodoncia Funcional:

Los aparatos utilizados en ortodoncia funcional son mayormente removibles, aunque también pueden ser semi removibles dependiendo del caso y la necesidad específica del paciente. Entre los aparatos más comunes se encuentran:

  • Dispositivos de expansión palatina: Son utilizados para expandir el maxilar superior y corregir la compresión maxilar, proporcionando más espacio para los dientes.
  • Aparatos funcionales: Su finalidad es modificar la función y la posición de los maxilares. Entre ellos se encuentran el activador de Andresen, el bionator, y el Twin Block, los cuales ayudan a guiar el crecimiento y mejorar la mordida.
  • Dispositivos ortopédicos: Utilizados para guiar el crecimiento mandibular, como el Herbst y el aparato de Frankel, estos aparatos corrigen desarmonías esqueléticas significativas, asegurando un desarrollo equilibrado.

El éxito del tratamiento de ortodoncia funcional depende en gran medida del uso adecuado y constante de los aparatos. Es fundamental que los pacientes sigan las instrucciones del ortodoncista, usando los aparatos durante el tiempo recomendado cada día. 

Además, la limpieza regular y adecuada de los aparatos es esencial para mantener una buena higiene oral y prevenir infecciones o problemas dentales adicionales.

En definitiva, la ortodoncia funcional representa una inversión valiosa en la salud y el bienestar de los niños, pues les brinda una base sólida para una sonrisa sana y estética a lo largo de su vida. De allí la importancia de consultar con un ortodoncista especializado para evaluar las necesidades específicas y desarrollar un plan de tratamiento personalizado que garantice los mejores resultados posibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *