¿Por qué mi implante dental huele mal?

Te contamos algunas de las razones por las cuales un implante dental huele mal aun cuando se lleva a cabo un buen protocolo de higiene. 

Nada puede ser más incómodo que abrir la boca y sentir un olor desagradable. Y si esto sucede en medio de una conversación, lo más probable es que dejes de intervenir para no disgustar a los demás.

El verdadero problema se encuentra cuando te cepillas muchas veces y usas enjuague bucal, pero, aun así, el olor prevalece. Muchas personas, en este caso, piensan que se pueda tratar de enfermedades digestivas, infecciones o el consumo de tabaco o alcohol, cuando simplemente podría ser a causa de los implantes dentales. 

¿Por qué mi implante dental huele mal? 

¿Por qué mi implante dental huele mal? 

Lo primero a señalar es que no es normal que los implantes desprendan un olor desagradable, cuando eso sucede generalmente existe un problema.

Por eso es que cuando los implantes dentales huelen mal, es muy importante consultar con un odontólogo, pues algo malo está sucediendo. Cualquier olor desagradable que pueda ser desprendido de la boca, aun cuando se ha realizado los protocolos de higiene, pueden significar un inconveniente en la pieza dental.  

Alguna de las razones por las que los implantes dentales huelen mal, son: 

  • Materiales del implante

Aunque es poco probable, algunas personas pueden sufrir reacciones alérgicas a los materiales que componen los implantes dentales. Y como no es una situación usual, muchos dentistas no se preocupan por descartar alergias antes de colocar los implantes, debido a la baja incidencia que arrojan las estadísticas. 

Desafortunadamente, si fuere el caso de una reacción alérgica es muy posible que se genere mal olor, dada la Periimplantitis que se genera con la inflamación alrededor del implante. 

En estos casos, es muy importante que los pacientes se dirijan a un especialista lo más pronto posible, ya que la situación puede escalar de un mal olor, a una enfermedad realmente grave. 

  • Higiene bucal deficiente 

Probablemente, sea la razón más común detrás de un mal olor que proviene de los implantes dentales. Y es que, muchas personas descuidan su higiene bucal, pues piensan que cepillarse los dientes, alguna que otra vez, es suficiente para mantener el área impecable. Pero, no hay nada más alejado de la realidad que esto. 

De hecho, los especialistas del área de la salud bucal saben del descuido en el que incurren muchos de sus pacientes, y se dedican a repetir las recomendaciones de higiene bucal con insistencia. No solo cepillarse los dientes al menos tres veces al día, sino el uso de hilo dental y enjuague bucal. 

Es sumamente importante saber que, luego de comer, quedan restos de comida entre las coronas y los dientes. Pero, sobre todo, debajo de las prótesis dentales, por lo que es muy posible que las personas perciban un olor desagradable de sus implantes dentales. 

En realidad, la descomposición de estos restos de comida por bacterias es la verdadera causa de la halitosis, por lo que, mantener una buena higiene oral es crucial para prevenir este problema.

  • Infecciones 

Aunque las infecciones van de la mano con las malas rutinas de higiene, no dependen exclusivamente de esto para poder generarse. Aun cuando las personas intenten mantener limpios sus dientes, y sobre todo los implantes dentales; es posible que sientan malos olores debido a infecciones bucales. 

La anatomía individual de la boca y las encías también puede influir considerablemente en estas situaciones. Por ejemplo, si existen áreas difíciles de alcanzar al cepillarse o usar hilo dental, las bacterias pueden acumularse y causar infecciones. En estos casos, lo más recomendable es visitar a los odontólogos para conocer las mejores técnicas de higiene dental.

Ahora bien, la retracción de las encías o la periimplantitis pueden ser causas importantes para generar infecciones. Aunque el sistema inmunológico y la salud general de una persona pueden afectar su susceptibilidad a las infecciones, pues al estar debilitado, pueden ser más propensos a desarrollar enfermedades debido a las defensas bajas.

También es fundamental considerar que algunos tipos de implantes dentales pueden tener características específicas que los hacen más propensos a la acumulación de bacterias o la inflamación.

Y, por último, el tabaquismo también puede contribuir a las infecciones bucales, ya que al fumar se puede afectar negativamente la salud oral, aumentando el mal aliento.

  • Mucositis

Otra de las razones por las que se puede generar mal olor de los implantes dentales, tiene que ver con la mucositis. En vista de que afecta el tejido blando de las encías que rodean el implante, se producen una serie de condiciones que derivan inevitablemente a olores desagradables. 

No solo las encías pueden verse hinchadas y enrojecidas, al cepillarse o usar hilo dental, es posible que las personas noten sangrado en la zona. La mucosa que se encuentra rodeando el implante, también puede adquirir un color rojo intenso. Y, por supuesto, que en muchos casos se puede generar la secreción de pus alrededor del implante. 

En cualquiera de estos casos, lo más recomendable es visitar a un odontólogo de confianza. Recuerda que no solo se trata de evitar desprender olores incómodos de la boca, sino de mantener una salud bucal adecuada. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *