Implantes dentales sin metal

Aprende sobre los implantes dentales sin metal, una solución estética, biocompatible y duradera para recuperar tu sonrisa natural.

Los implantes dentales  siguen siendo una solución permanente y segura para la pérdida de dientes. Sin embargo, los implantes tradicionales de titanio, a pesar de su eficacia probada, pueden presentar algunas limitaciones  que han llevado a buscar otras alternativas.

Es allí cuando surgen los implantes dentales sin metal, una opción cada vez más popular entre pacientes que buscan una sonrisa radiante y natural.

¿Qué son los implantes dentales sin metal?

¿Qué son los implantes dentales sin metal?

Los implantes sin metal están elaborados con materiales cerámicos, como el zirconio y el zafiro. Estos materiales poseen propiedades excepcionales que los convierten en una excelente alternativa, tanto estética como biocompatible. Te explicamos los beneficios:

  • El color blanco del zirconio y el zafiro se mimetiza a la perfección con el tono natural del diente. 
  • Los materiales cerámicos son altamente biocompatibles, lo que significa que se integran perfectamente con el tejido óseo y las encías, reduciendo significativamente el riesgo de reacciones alérgicas o rechazo por parte del organismo.
  • La superficie rugosa de los implantes sin metal favorece una mejor osteointegración, es decir, una unión más fuerte y duradera con el hueso maxilar o mandibular.
  • Los implantes cerámicos son extremadamente resistentes y duraderos. 

Si bien los implantes dentales sin metal presentan numerosas ventajas, también es importante que conozcas algunas de sus desventajas:

En primer lugar, suelen ser más costosos que los implantes tradicionales de titanio debido a la complejidad de su fabricación y los materiales utilizados. Y, en algunos casos, los implantes sin metal pueden ser más frágiles que los implantes de titanio, especialmente durante la fase de cicatrización.

Es por ello que es importante que evalúes cada alternativa para que tomes una decisión informada. 

Tipos de implantes dentales sin metal:

Tipos de implantes dentales sin metal

Los implantes dentales sin metal se encuentran principalmente en tres tipos:

Implantes de zirconio:

Son los más populares debido a su excelente biocompatibilidad, alta resistencia y estética natural. El color del zirconio se asemeja al del diente natural, lo que los hace prácticamente imperceptibles una vez colocados.

Implantes de zafiro:

Ofrecen la mayor transparencia y translucidez entre los implantes sin metal, lo que los hace ideales para pacientes con encías finas o translúcidas. En consecuencia, brindan una estética superior, que les permite mimetizarse con las encías naturales. 

Implantes de Peek:

Los implantes de Peek están fabricados con un polímero biocompatible de alta resistencia, y son la opción más económica entre los implantes sin metal. Así mismo, brindan una adecuada biocompatibilidad, son livianos y resistentes.

Procedimiento para la colocación de un implante dental sin metal:

Procedimiento para la colocación de un implante dental sin metal

El procedimiento para la colocación de un implante dental sin metal es similar al de un implante tradicional de titanio, pero con algunas diferencias importantes. A continuación, se detalla cada etapa del proceso:

Consulta inicial: 

El especialista hará una evaluación exhaustiva de tu salud bucal, para lo cual hará un examen oral completo, radiografías y tomografías computarizadas. La finalidad es evaluar el estado de las encías y los huesos para determinar si son lo suficientemente fuertes como para soportar el implante.

Adicionalmente, te explicará en qué consistirá el procedimiento, el uso de la anestesia, los posibles riesgos y el tiempo de recuperación.

Planificación del tratamiento:

Una vez que hayas decidido proceder con el tratamiento, el especialista creará un plan de tratamiento personalizado. Este incluirá el tipo de implante sin metal que utilizará, la técnica quirúrgica, el tiempo de recuperación estimado y el costo total del tratamiento.

Colocación del implante:

El procedimiento se realiza bajo anestesia local para garantizar tu comodidad. Luego, el odontólogo hará una incisión en la encía para exponer el hueso maxilar o mandibular.

Seguidamente, hará un orificio en el hueso del tamaño y la forma del implante, colocará el implante sin metal en el orificio y  lo asegurará en su lugar con un tornillo de titanio. Y finalmente, cerrará la incisión con suturas.

Cicatrización y osteointegración:

El período de cicatrización suele durar entre 3 y 6 meses. Durante este tiempo, el implante se integrará con el hueso maxilar o mandibular.

En todo caso, recuerda cumplir con todas y cada una de las instrucciones que te indique tu odontólogo para luego de la operación. Esto es muy importante para que logres una buena cicatrización adecuada.

Colocación de la corona:

Una vez que el implante se haya integrado al hueso, se procederá a la colocación de la corona o prótesis dental. Esta se atornillará y se asegurará en su lugar.

Luego de cumplidas todas las fases del procedimiento es fundamental que mantengas una buena higiene bucal, para evitar infecciones y garantizar su durabilidad.

El procedimiento para la colocación de un implante dental sin metal suele ser un proceso seguro y eficaz. En todo caso, lo más conveniente es que consultes con un odontólogo experto en este tipo de procedimientos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *