Ortodoncia Lingual

La ortodoncia lingual es una opción moderna para aquellos que buscan corregir sus dientes sin comprometer su apariencia. Esta técnica ha ganado popularidad por ser prácticamente invisible.

La ortodoncia lingual es una técnica que coloca los brackets en la cara interna de los dientes, lo que los hace invisibles desde el exterior. Esta innovación permite a los pacientes mejorar su sonrisa sin la incomodidad estética de los brackets tradicionales.

Este tratamiento se ha vuelto popular, dado el interés de las personas en buscar opciones discretas para corregir sus dientes, sin comprometer resultados efectivos y apariencia.

En esta oportunidad hablaremos en detalle todo lo que necesitas saber sobre la ortodoncia lingual. Desde sus beneficios, desventajas, qué se puede esperar durante el tratamiento, y algunos consejos para cuidar y mantener el tratamiento.

La ortodoncia lingual: Ventajas y desventajas:

La ortodoncia lingual

La principal ventaja de la ortodoncia lingual es su invisibilidad. Esto la convierte en una opción ideal para adultos y adolescentes preocupados por la estética. Además, la ortodoncia lingual es igual de efectiva que los métodos tradicionales para corregir problemas de alineación dental. 

Los pacientes pueden llevar una vida normal sin preocuparse por el aspecto de su sonrisa durante el tratamiento.

Sin embargo, si bien la ortodoncia lingual tiene muchos beneficios, también presenta algunas desventajas. Por ejemplo, puede ser más costosa que la ortodoncia tradicional debido a la personalización de los brackets y el trabajo técnico involucrado. 

 

Asimismo, los pacientes pueden experimentar molestias en la lengua y llagas debido al contacto constante con los brackets. Además, la higiene oral puede ser más complicada debido a la ubicación de los brackets, requiriendo un mayor esfuerzo en la limpieza.

¿Cómo es el proceso de un tratamiento con ortodoncia lingual?

¿Cómo es el proceso de un tratamiento con ortodoncia lingual?

 

El tratamiento con ortodoncia lingual sigue un proceso específico que incluye varias etapas. Es importante entender este proceso para saber qué esperar durante el tratamiento.

El primer paso es una consulta con un ortodoncista especializado en ortodoncia lingual. Durante esta consulta, el ortodoncista evaluará la alineación de los dientes y determinará si la ortodoncia lingual es adecuada para el paciente. Para ello requerirá radiografías y moldes de los dientes para planificar el tratamiento.

Si decide que la ortodoncia lingual será efectiva, el siguiente paso será la colocación de los brackets. Este proceso es más complejo que con los brackets tradicionales y puede tomar más tiempo. Los brackets se personalizan para cada paciente, y este proceso puede durar varias horas y se realiza en una o dos citas.

A lo largo del tratamiento, el ortodoncista hará ajustes periódicos a los brackets para asegurar que los dientes se están moviendo correctamente. Es importante asistir a todas las citas programadas para lograr los mejores resultados. Los ajustes suelen hacerse cada 4-6 semanas y pueden causar molestias temporales.

Al final del tratamiento, los brackets se retiran y se colocan retenedores para mantener la nueva posición de los dientes. Los retenedores pueden ser fijos o removibles y son esenciales para evitar que los dientes regresen a su posición original. El uso de retenedores es crucial durante los primeros meses después de retirar los brackets.

¿Cómo cuidar y mantener la ortodoncia lingual?

El cuidado dental es crucial durante el tratamiento con ortodoncia lingual. Debido a la ubicación de los brackets, la limpieza puede ser más difícil y requiere atención especial.

En primer lugar, es fundamental mantener una buena higiene oral durante el tratamiento para prevenir caries y enfermedades de las encías. Se recomienda usar cepillos de dientes especiales y enjuagues bucales para limpiar adecuadamente alrededor de los brackets. Además, el uso de hilo dental y cepillos interdentales puede ayudar a eliminar la placa y los restos de comida.

También es de suma importancia evitar alimentos duros y pegajosos para no dañar los brackets. Además, es aconsejable no morder objetos duros como bolígrafos o uñas, ya que esto puede causar daños a los brackets. 

Comer alimentos suaves y cortar los alimentos en pedazos pequeños puede facilitar la masticación y reducir el riesgo de dañar los brackets.

Ten en cuenta que los primeros días con ortodoncia lingual pueden ser incómodos mientras la lengua se adapta a los brackets. Los pacientes pueden experimentar dificultades al hablar y comer, pero estas molestias generalmente desaparecen después de una semana. 

Los ortodoncistas pueden recomendar el uso de cera ortodóntica para reducir la irritación en la lengua.

La ortodoncia lingual es la opción ideal si lo que buscas es una solución discreta y efectiva para corregir problemas de alineación dental. Aunque presenta algunos desafíos, sus beneficios estéticos la convierten en una opción atractiva para muchas personas. 

Consultar con un ortodoncista especializado es el primer paso para determinar si la ortodoncia lingual es adecuada para ti. Con el cuidado y la atención adecuados, la ortodoncia lingual puede transformar tu sonrisa sin comprometer tu apariencia durante el tratamiento.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *