Dentista con anestesia general

La odontofobia, o miedo extremo al dentista, causa un estado de angustia masivo que le impide al paciente colaborar con el especialista.  Bajo esta y otras situaciones de fuerza mayor, pedir un tratamiento al dentista con anestesia general puede ser una opción muy acertada.

Aunque la mayoría de los tratamientos odontológicos se realizan bajo anestesia local, en Clínicas Nobel estamos preparando para aplicar anestesia general a los pacientes que así lo requieran. En las siguientes líneas te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre este método.

¿Qué es la anestesia general?

Dentista con anestesia general

La anestesia general es el método que se utiliza para inducir al paciente en un estado de inconsciencia reversible, provocado por un tipo de medicamentos llamados agentes anestésicos. Debido al estado de inconsciencia, el paciente pierde de forma total la sensación de dolor de todo el cuerpo.

Sin embargo, este método posee una característica fundamental y es su reversibilidad. De hecho, una vez que las moléculas del agente anestésico abandonan la célula, esta retorna a su condición inicial o estado normal. Esto significa que la anestesia tiene efecto por un tiempo determinado.

¿Cuánto tiempo dura el efecto de la anestesia general en el cuerpo?

La ciencia ha determinado que puede tardar hasta 24 horas para que el efecto del agente anestésico se vaya de su cuerpo. Además, también es bien sabido que dicho efecto se revierte poco a poco.

Cuándo a un paciente le han administrado anestesia general, es normal que permanezca en la sala de recuperación hasta que haya alcanzado su nivel normal de conciencia.

¿Es riesgosa la anestesia general?

Dentista con anestesia general

Todo acto anestésico tiene un “riesgo anestésico” asociado.  Es necesario que todo paciente tenga claro que el riesgo zero en medicina no existe. En el caso de la anestesia general, alguno de los riesgos son:

Ahora bien, en caso de que se te recomiende la anestesia general para un tratamiento odontólogo,  los riesgos no deberían preocuparte en demasía. Los especialistas tienen un método efectivo para evitar un gran porcentaje de riesgo anestésico. El mismo se basa en conocer las características de un paciente apto para la anestesia general.

Para ello, primero realizan una valoración pre- anestésica. El especialista evaluará  los datos básicos del paciente (peso, edad, género), sus alergias, sus hábitos tóxicos (tabaco, alcohol, drogas), sus antecedentes patológicos y medicación habitual. También toman en cuenta pruebas complementarias  (analítica, ECG, ecografías, pruebas de esfuerzo, etc.) y el tipo de tratamiento al que va a someterse (quirúrgico o conservador).

Toda esa información le permite clasificar al paciente dentro de la escala del riesgo anestésico, y determinar si el paciente es un candidato idóneo para ser sometido a una anestesia general. De esta manera se evitan al máximo las probabilidades de que algo salga mal durante la anestesia y el procedimiento  odontológico.

¿Cuándo se recomienda acudir al dentista con anestesia general?

Dentista con anestesia general

Aunque este tipo de método no es tan popular, por lo general se recomienda en pacientes con una extrema fobia al odontólogo, lo cual les impide controlar sus emociones y comportamiento.

Este no es el único caso en el que se recomienda dicho método, se han visto buenos resultados al aplicarlos con pacientes  no colaboradores para el tratamiento con anestesia local. Por ejemplo: pacientes con enfermedades mentales, con retraso en el desarrollo psicomotor.

Por otro lado, hay pacientes alérgicos a los anestésicos locales, o pacientes que por su patología de base precisen ser tratados bajo anestesia general para reducir la posibilidad de complicaciones.

¿En qué tipos de tratamiento se utiliza la anestesia general odontóloga?

Aunque depende del caso en concreto del paciente, generalmente el especialista opta por utilizar este método cuándo va a realizar tratamientos extensos y altamente invasivos. Por ejemplo:

  • Rehabilitación oral o de hueso múltiples, con implantes.
  • Extracciones dentarias (exodoncias) múltiples.
  • Extracción de cordales o dientes retenidos (que se encuentran dentro de la encía)
  • Exposición quirúrgica de dientes retenidos o incluidos para su posterior tracción mediante ortodoncia.
  • Quistectomías o exéresis de lesiones orales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *