¿Por qué se pierde hueso?

Uno de los problemas odontológicos que requieren de atención inmediata es la pérdida de hueso. Por esto te explicaremos exactamente por qué sucede y qué tratamientos se usan para solucionarlo.

La pérdida ósea es un problema odontológico significativo que puede tener varias causas y consecuencias importantes en la salud bucal. Se refiere a la disminución de la cantidad y calidad del hueso que soporta los dientes y las estructuras dentales.

Posibles causas de la pérdida de hueso:

¿Por qué se pierde hueso?

 

Las causas de la pérdida de hueso pueden ser muy variadas y un especialista hará el diagnóstico. No obstante, podemos resaltar algunas de las causas más frecuentes:

  1. Enfermedad periodontal: La principal causa de pérdida ósea en la cavidad oral es la enfermedad periodontal, particularmente la periodontitis. Esta enfermedad afecta las encías y las estructuras de soporte alrededor de los dientes. La inflamación crónica causada por la acumulación de placa bacteriana conduce a la destrucción progresiva del hueso alveolar que sostiene los dientes.
  2. Trauma dental: Un trauma físico o una lesión en los dientes o en los huesos de la mandíbula pueden provocar la pérdida de hueso alveolar. Esto puede ocurrir debido a accidentes, caídas u otras lesiones que afecten la estructura dental y ósea.
  3. Extracción dental mal realizada: La extracción de dientes sin una adecuada preservación del hueso alveolar puede llevar a la reabsorción ósea. Si no se coloca un reemplazo dental o no se realiza una preservación adecuada del sitio de extracción, el hueso alveolar puede perder volumen con el tiempo.
  4. Falta de estimulación ósea: El hueso alveolar necesita la estimulación que proporcionan los dientes para mantenerse saludable. La ausencia prolongada de dientes, ya sea por pérdida natural o extracción, puede provocar la reabsorción ósea debido a la falta de carga funcional sobre el hueso.
  5. Factores genéticos o hereditarios: Algunas personas pueden tener una predisposición genética a desarrollar ciertas condiciones que afectan la salud ósea en general, lo que puede influir en la pérdida de hueso en la cavidad oral.

¿Qué hacer si tengo pérdida ósea?

¿Por qué se pierde hueso?

Existen varios tratamientos disponibles para abordar la pérdida ósea en el ámbito odontológico, dependiendo de la causa y la gravedad del problema. Algunos de los tratamientos comunes incluyen:

  1. Regeneración ósea guiada: Este procedimiento se utiliza para estimular el crecimiento de hueso nuevo en áreas donde se ha producido pérdida ósea significativa, especialmente en preparación para la colocación de implantes dentales. Se coloca un material de injerto óseo junto con una membrana especial sobre el área afectada para promover la regeneración del hueso.
  2. Injertos óseos: En casos de pérdida ósea severa, puede ser necesario realizar un injerto óseo. Esto implica tomar hueso de otra parte del cuerpo del paciente o utilizar materiales de injerto sintético y colocarlo en el área donde se necesita más volumen óseo. Este procedimiento proporciona una base sólida para la colocación de implantes dentales u otras restauraciones.
  3. Técnicas de elevación del seno maxilar: Cuando se pierde hueso en la parte posterior del maxilar superior, puede ser necesario elevar el seno maxilar para crear espacio para un injerto óseo. Esta técnica permite aumentar la altura del hueso disponible para la colocación de implantes dentales.
  4. Preservación alveolar post-extracción: Después de extraer un diente, especialmente si se planea colocar un implante en el futuro, se puede realizar una preservación alveolar para mantener la forma y el volumen del hueso alveolar. Esto implica el uso de materiales de injerto y membranas para proteger y estimular la regeneración del hueso.
  5. Implantes dentales: Los implantes dentales son una solución efectiva para reemplazar dientes perdidos y también ayudan a preservar el hueso alveolar. Los implantes se colocan quirúrgicamente en el hueso y actúan como raíces artificiales sobre las cuales se pueden colocar las prótesis dentales.

¿Cuándo debo acudir a consulta?

¿Por qué se pierde hueso?

Es importante acudir al dentista o al médico especializado en odontología si experimentas cualquiera de los siguientes síntomas o situaciones relacionadas con la pérdida ósea:

  • Movilidad dental: Si notas que tus dientes están comenzando a sentirse sueltos o muestran signos de movilidad inexplicada, esto podría ser indicativo de pérdida ósea significativa. Es crucial investigar la causa subyacente de esta movilidad dental lo antes posible.
  • Encías sangrantes o inflamadas: Las encías inflamadas, rojas o que sangran con facilidad pueden ser signos de enfermedad periodontal, que puede conducir a la pérdida ósea si no se trata adecuadamente.
  • Dolor o sensibilidad en las encías o dientes: El dolor persistente en las encías o dientes podría ser un síntoma de problemas periodontales u otras condiciones que afectan el hueso alveolar.
  • Dientes perdidos: Si has perdido un diente o varios dientes debido a caries, traumatismo o extracción, es esencial buscar atención odontológica para discutir las opciones de reemplazo y evaluar la salud ósea circundante.
  • Dificultad para masticar o hablar: La pérdida ósea avanzada puede afectar la función masticatoria y el habla. Si experimentas dificultades para masticar ciertos alimentos o pronunciar palabras claramente, es recomendable consultar a un profesional dental.

La pérdida ósea es un problema odontológico grave que puede afectar la salud bucal y la calidad de vida. Es fundamental buscar atención profesional si experimentas síntomas como movilidad dental, encías inflamadas o dificultades para masticar. El tratamiento oportuno puede prevenir complicaciones y restaurar la función dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *