¿Qué hacer con los implantes cuando no hay hueso?

Los implantes son la solución más efectiva para la pérdida ósea en la odontología. Sin embargo, muchos desconocen qué sucede cuando hay una pérdida de hueso muy avanzada.

Los implantes odontológicos requieren de algo de hueso, ya que estos se colocan sobre el hueso maxilar o mandibular. No obstante, hay casos en los que esto no es posible, ya que el hueso está sumamente deteriorado o sencillamente es inexistente.

La ausencia de hueso representa un problema a la hora de usar un implante. No obstante, el especialista cuenta con algunas opciones ante la pérdida ósea.

¿Qué es la pérdida ósea?

¿Qué hacer con los implantes cuando no hay hueso?

La pérdida ósea en el contexto odontológico es un problema significativo que puede tener diversas causas y consecuencias. Se refiere a la disminución del volumen y la calidad del hueso que sostiene los dientes y las estructuras dentales. Esta condición puede surgir por varios motivos.

Una de las principales causas es la enfermedad periodontal, especialmente la periodontitis. Esta enfermedad inflamatoria crónica de las encías afecta los tejidos de soporte alrededor de los dientes y conduce a la destrucción gradual del hueso alveolar que sostiene los dientes en su lugar.

La extracción dental sin una adecuada preservación del sitio también puede dar como resultado pérdida ósea. 

Cuando se extrae un diente y no se reemplaza de inmediato o se realiza una preservación deficiente del hueso, puede ocurrir una reabsorción del hueso alveolar en el área de la extracción.

La falta de estimulación del hueso debido a la ausencia de dientes también puede provocar pérdida ósea. El hueso alveolar necesita la presión que ejercen los dientes al masticar para mantenerse saludable y mantener su volumen.

Otras afecciones sistémicas como la osteoporosis o ciertas enfermedades metabólicas también pueden contribuir a la pérdida de hueso en la mandíbula y el maxilar.

Las consecuencias de la pérdida ósea pueden ser significativas e incluyen movilidad dental, cambios en la alineación de los dientes, dificultades para masticar adecuadamente los alimentos y problemas estéticos como la pérdida de soporte facial.

Uso de implantes:

¿Qué hacer con los implantes cuando no hay hueso?

Los implantes dentales son una solución efectiva para la pérdida ósea en el área dental. Consisten en pequeños tornillos de titanio que se colocan quirúrgicamente en el hueso maxilar o mandibular, actuando como raíces artificiales para sostener las prótesis dentales.

En el caso de pérdida ósea, los implantes ofrecen varios beneficios. Primero, proporcionan una base estable y sólida para soportar dientes artificiales, como coronas, puentes o dentaduras completas. Esto restaura la función masticatoria y mejora la estética dental, permitiendo a los pacientes comer, hablar y sonreír con confianza.

Además, los implantes dentales ayudan a preservar el hueso alveolar. La integración del implante con el hueso circundante estimula la actividad ósea, evitando la reabsorción que suele ocurrir después de la pérdida de un diente. 

Esto contribuye a mantener la estructura ósea facial y prevenir problemas de colapso facial que pueden ocurrir con la pérdida ósea significativa.

Los implantes dentales son una opción duradera y exitosa para reemplazar dientes perdidos debido a la pérdida ósea, siempre y cuando el paciente tenga suficiente volumen y densidad ósea para soportar el implante. 

¿Qué sucede cuando ya no hay hueso?

¿Qué hacer con los implantes cuando no hay hueso?

Cuando la pérdida ósea es significativa y no hay suficiente volumen o densidad ósea para colocar implantes dentales convencionales, existen varias opciones y técnicas que pueden considerarse:

  • Injertos óseos: En casos de pérdida ósea extensa, se puede realizar un injerto óseo para aumentar el volumen de hueso disponible. El injerto óseo puede ser autólogo (proveniente del propio paciente), alógeno (de un donante humano) o sintético. Una vez que el injerto óseo se ha integrado adecuadamente, se puede proceder con la colocación de implantes dentales.
  • Técnicas de regeneración ósea guiada: Esta técnica implica el uso de membranas especiales y materiales de injerto para estimular el crecimiento de hueso nuevo en el área donde se desea colocar un implante dental. La regeneración ósea guiada puede ser útil para reconstruir defectos óseos y preparar el sitio para la colocación de implantes.
  • Elevación del seno maxilar: En el caso de pérdida ósea en el maxilar superior, se puede realizar una elevación del seno maxilar para crear espacio adicional para el injerto óseo. Este procedimiento permite aumentar la altura del hueso disponible para la colocación de implantes dentales.
  • Implantes Cigomáticos: En situaciones donde la pérdida ósea es muy severa en el maxilar superior y no es posible realizar injertos óseos convencionales, se pueden considerar los implantes Cigomáticos. Estos implantes se anclan en el hueso cigomático (pómulo) en lugar del hueso maxilar y pueden ser una opción viable para restaurar la función y estética dental.

Es esencial consultar a un especialista en implantes dentales para evaluar la situación específica y determinar la mejor opción de tratamiento en casos de pérdida ósea avanzada. 

Cada paciente es único y requerirá un plan de tratamiento personalizado para lograr resultados óptimos en la restauración de la función y estética dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *