¿Qué se mira en una revisión dental?

Aprende a detalle lo que se mira en una revisión dental y prepara las preguntas que necesitas hacer

¡El temor a las consultas odontológicas es real! Cientos de personas en todo el mundo les temen a las revisiones dentales, ya sea por experiencias previas desagradables, o simplemente debido a su imaginación. 

Se trata de un tema tan delicado, que todas las personas deberían acudir al dentista por lo menos dos veces al año. Sin embargo, las revisiones dentales pueden variar según la persona y su estado bucodental, lo que puede reducir considerablemente el tiempo de cada consulta. Pero, ¿qué se analiza en este tipo de exámenes?

¿Qué se mira en una revisión dental?

¿Qué se mira en una revisión dental?

Una revisión o examen dental es un procedimiento que se lleva a cabo con el objetivo de evaluar el estado bucal de los pacientes y así prevenir posibles problemas dentales. 

En este tipo de consultas, los especialistas deben examinar exhaustivamente la boca y los dientes de las personas, buscando algún signo de caries, lesiones, tumores o enfermedades.

En este sentido, sirven para detectar problemas dentales antes de que se incrementen, lo que ahorra tiempo, dinero y dolor a largo plazo. 

También pueden ayudar a detectar otros problemas de salud, como el cáncer oral o las enfermedades cardiovasculares, en una etapa temprana. Y, por supuesto que, favorecen el aspecto de los pacientes al mantener sonrisas hermosas.

Pero, observar los dientes del paciente cuando sonríe no se puede considerar una revisión dental apropiada. Para ello, el dentista debe realizar una serie de procedimientos para evaluar el estado de los dientes, encías y boca en general. En este sentido, debe dedicarse a:

  • Examen visual y evaluación de la historia clínica 

El primer paso de cualquier revisión dental debe estar conformado por un examen visual breve y la creación de la historia clínica. El odontólogo se encargará de examinar visualmente los dientes, lengua, encías, paladar y hasta la garganta. Todo esto para encontrar signos de enfermedades, caries, lesiones, desgaste o cualquier otro problema dental. Sin olvidar analizar la alineación de los dientes y la mordida.

Durante este primer examen visual, el dentista deberá evaluar los tejidos blandos de la boca, como las encías y la mucosa. Esto con la finalidad de buscar cualquier indicio de inflamación, sangrado o úlcera, para comenzar a actuar y resolverlo.

A partir de ahí, el dentista creará la historia clínica que incluye preguntas sobre cualquier síntoma, medicamentos que se consumen, alergias, cirugías previas y otros aspectos relevantes. La finalidad de este proceso es proporcionar información importante para comprender la salud bucodental y detectar posibles riesgos del paciente.

  • Radiografías dentales 

En muchos casos, las radiografías dentales son solicitadas en las revisiones de rutina, pues los especialistas requieren de una visión más detallada de la estructura dental. Este tipo de imágenes se realizan mediante equipos de rayos X, diseñados específicamente para capturar detalles de los dientes, encías y mandíbula.

Cuando un profesional exige este tipo de procedimientos en las revisiones bucales de rutina, quiere decir que buscan identificar problemas que no son visibles a simple vista. 

  • Limpieza dental

Otro de los procedimientos que se realizan con frecuencia en las consultas dentales son las limpiezas, pues muchos pacientes aprovechan estas revisiones para solicitarlas. También son conocidas como profilaxis dental, y se efectúan para prevenir enfermedades y eliminar la placa bacteriana visible, así como el sarro. 

Y es que, aunque las personas intenten mantener una buena higiene oral, hay zonas en las piezas dentales difíciles de acceder con el cepillo de dientes y el hilo dental. Por esta razón, la limpieza dental es esencial para conservar una sonrisa saludable, eliminando manchas superficiales y para prevenir problemas a largo plazo.

  • Tratamientos adicionales 

Durante las revisiones bucales es muy común que los profesionales aprovechen para detectar otra clase de problemas bucales y actuar conforme a ellas. Desde abscesos, celulitis, eliminación mecánica de la placa bacteriana, xerostomía, blanqueamiento dental, empastes, ortodoncia y hasta extracciones. 

Asimismo, algunos odontólogos aprovechan para realizar cirugía de dientes, tratamiento de cáncer oral y cirugía periodontal, o simplemente la extracción de muelas del juicio. Y es que, al detectar ciertos problemas, el dentista tiene la obligación de recomendar una serie de tratamientos para mejorar la condición del paciente.

  • Recomendaciones y consejos personalizados

Posterior al diagnóstico y a la revisión primaria, los odontólogos se dedican a elaborar un plan de acción que se adapte a las necesidades de cada paciente. Puede ocurrir que la salud bucal del paciente se encuentre en perfectas condiciones, pero en caso contrario, el dentista debe incluir tratamientos necesarios y recomendaciones para el cuidado en casa.

  • Seguimiento 

Para finalizar la revisión bucal, resulta indispensable que el especialista programe las próximas citas de seguimiento, en caso de requerir cualquier tipo de tratamiento. Si, por el contrario, el paciente goza de una excelente salud bucal, el odontólogo se despedirá por medio año. 

Es importante recordar que las revisiones dentales son fundamentales para tener una buena salud bucodental. 

Durante estas consultas, los dentistas realizan todos los procedimientos que crean oportunos, de manera que prevengan enfermedades. Por ello, programar revisiones regulares y seguir las indicaciones de tu dentista para mantener una sonrisa saludable es la parte más importante. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *