Ortodoncia y respiración

Al hablar de ortodoncia es común que pensemos en problemas dentales, principalmente estéticos. Sin embargo, este tipo de tratamientos pueden llegar a mejorar la respiración.

Si bien la ortodoncia suele tratar problemas de alineación de los dientes, esta rama de la odontología puede solucionar problemas que van mucho más allá de lo estético. Lo cierto es que las afecciones pueden causar efectos secundarios en la respiración, los cuales deben ser tratados.

¿Qué es la ortodoncia?

Ortodoncia y respiración

La ortodoncia es una rama de la odontología que se especializa en el diagnóstico, prevención y corrección de las malposiciones dentales y de los huesos maxilares. 

Su objetivo principal es lograr una correcta alineación de los dientes y una buena relación entre las arcadas dentarias para mejorar la función masticatoria, la estética facial y la salud bucodental en general.

Esto se logra mediante el uso de diferentes dispositivos ortodóncicos, como los brackets, los alineadores transparentes, los arcos y los elásticos, entre otros. La ortodoncia puede ser aplicada tanto en niños como en adultos, y es realizada por especialistas conocidos como ortodoncistas.

Problemas odontológicos que pueden afectar la respiración

Ortodoncia y respiración

Los trastornos odontológicos podrían ser la causa de tus problemas respiratorios, algunos que influyen son:

  1. Maloclusión dental: Una mordida incorrecta, como una sobremordida, una mordida cruzada o una mordida abierta, puede afectar la posición de la mandíbula y limitar el espacio disponible para la lengua en la boca, lo que puede obstruir las vías respiratorias superiores y dificultar la respiración nasal.
  2. Estrechez del paladar: Un paladar estrecho puede restringir el espacio disponible para la lengua y las estructuras nasales, lo que puede dificultar la respiración nasal. La congestión nasal y la respiración bucal pueden ser más comunes en personas con paladares estrechos.
  3. Dientes apiñados o mal alineados: La mala alineación de los dientes puede afectar la posición de la lengua y las estructuras circundantes en la boca, lo que puede contribuir a la obstrucción de las vías respiratorias superiores.
  4. Problemas de la articulación temporomandibular (ATM): Los trastornos de la ATM, como el síndrome de disfunción temporomandibular (TMD), pueden causar dolor y disfunción en la articulación entre la mandíbula y el cráneo. Esto puede afectar la posición de la mandíbula y, en algunos casos, puede afectar la capacidad de abrir o cerrar la boca correctamente, lo que puede interferir con la respiración.
  5. Apnea del sueño: Aunque no es un problema puramente odontológico, la apnea del sueño es un trastorno respiratorio grave que puede estar relacionado con problemas dentales, como la maloclusión, el estrechamiento del paladar y la posición de la lengua durante el sueño. La apnea del sueño se caracteriza por pausas en la respiración durante el sueño, lo que puede deberse a la obstrucción de las vías respiratorias superiores.

En general, cualquier problema que afecte la estructura y la función de la boca, los dientes, la mandíbula y las vías respiratorias superiores puede influir en la capacidad de respirar correctamente.

Muchos problemas odontológicos que afectan la respiración, como algunos de los mencionados anteriormente, pueden ser corregidos con ortodoncia.

La ortodoncia puede realinear los dientes, expandir el paladar y mejorar la posición de la mandíbula, lo que facilita la respiración nasal y reduce la necesidad de respirar por la boca. Esta corrección de problemas dentales y maxilares no solo mejora la estética y la función bucal, sino que también promueve una mejor salud respiratoria en general.

¿Cómo la ortodoncia puede ayudar a la respiración?

Ortodoncia y respiración

Algunos de los tratamientos odontológicos indicados para mejorar la respiración son:

Corrección de la mordida 

En algunos casos de maloclusión dental, donde los dientes superiores e inferiores no encajan correctamente, puede producirse una mordida cruzada, sobremordida o mordida abierta. 

Estos problemas pueden afectar la posición de la mandíbula y limitar el espacio disponible para la lengua en la boca, lo que a su vez puede obstruir las vías respiratorias superiores y dificultar la respiración. 

Al corregir la mordida con tratamiento ortodóncico, se puede mejorar la posición de la mandíbula y el espacio para la lengua, lo que facilita la respiración nasal.

Expansión del paladar

En algunos casos, el paladar puede ser estrecho, lo que puede contribuir a problemas respiratorios como la congestión nasal y la respiración bucal. 

La ortodoncia puede incluir técnicas de expansión del paladar para ensancharlo gradualmente y proporcionar más espacio para la lengua y las vías respiratorias superiores, facilitando así la respiración nasal.

Corrección de la posición de los dientes

La mala alineación de los dientes puede afectar la posición de la lengua y las estructuras circundantes en la boca, lo que puede contribuir a la obstrucción de las vías respiratorias superiores. 

Corrigiendo la posición de los dientes con ortodoncia, se puede mejorar la posición de la lengua y abrir las vías respiratorias, lo que facilita la respiración.

Al corregir problemas dentales y maxilares con ortodoncia, se puede mejorar la posición de las estructuras en la boca y proporcionar más espacio para las vías respiratorias superiores. Esto puede facilitar la respiración nasal y reducir la necesidad de respirar por la boca, lo cual es beneficioso para la salud respiratoria en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *